Capítulo 3

La resplandeciente luz del sol cae al pavimento desde afuera del dormitorio tan brillantemente que no podía más que entrecerrar mis ojos, aunque no era lo suficientemente fuerte para sentirla en mi piel. De hecho, incluso tuve un poco de escalofrío mientras el viento helado pasaba delante de mí. A pesar de todo, me sentí relajada y libre de estrés mientras me sentaba en un banco cercano y dejé escapar un profundo suspiro.

Ah, qué día más tranquilo.

Quería gritar mis pensamientos hacia el viento. Incliné mi cabeza hacia un lado repentinamente.

¿Uh? ¿No había un lugar al que necesitaba ir?

Saqué el ‘Diario de los Recuerdos de Ryouko Otonashi’  de mi mochila y lo abrí, así pude comprobar qué era lo que tenía que hacer, pero mi mano de repente se detuvo. Por casualidad la página que abrí en mi cuaderno estaba cubierta por el dibujo de un hombre. Mi corazón latía un poco más rápido.

— “¿Eh, Matsuda-kun…?” No pude detectar alguna diferencia entre la imagen y el verdadero, pero mi corazón solo estaba latiendo un poco más rápido. Quizás, no es realmente tan similar después de todo. “Mmm, supongo que si la cambio un poco podría parecerse un poco más a él.”

No era que no pudiera recordar el rostro de Matsuda-kun, solo necesitaba usar mis latidos en lugar de mi memoria.

Tal vez son los ojos, o quizá su boca… Pensaba mientras dibujaba. Después de algún tiempo mi corazón casi latía de la forma en que lo haría frente al verdadero.

— “¡SIP! ¡Esto probablemente es más similar!”. Lo examiné pacientemente como si lo estuviese mirando. Matsuda-kun. Matsuda-kun. Matsuda-kun. Repetí su nombre en mi mente, ¿ven? Mi corazón está latiendo.

Mi corazón palpitaba fuertemente mientras acercaba el retrato a mi rostro. A medida que dibujaba más, el sentimiento se hizo más fuerte. No pienso que sea una pervertida o algo parecido, pero no quería besarlo de una manera no sexual ―De repente incliné mi cabeza hacia un lado.

¿Uh? ¿No era que había un lugar al que necesitaba ir?

Con eso en mente, me despedí de la imagen de Matsuda-kun y comencé a hojear mi diario. Después de voltear las páginas por un rato–finalmente recordé y al mismo tiempo pude sentir mi estado de ánimo caer rápidamente. No sé por qué exactamente, pero mi cuerpo entero había comenzado a temblar. Recordé… Recordé esa estúpida confesión de asesinato.

Es cierto. Enoshima Junko también me dijo sus propósitos aquella vez.

Matar a tu querido y amado, Matsuda Yasuke.

— “Ella lo dijo… incluso si no lo recuerdo… sigo involucrada.” Todavía estaba temblando, ella no podía estar en lo cierto. ¡Debería  avisar rápidamente a Matsuda-kun de la crisis en la que está! Necesito ir al edificio de biología en el Distrito Este, ¡Ahí es donde está el Laboratorio de Neurología de Matsuda-kun!

— “¡No tengo tiempo que perder!” Salté del banco y comencé a correr a toda velocidad con todas mis fuerzas. En este momento era el momento del descanso o del almuerzo y la escuela se encontraba repleta de estudiantes en el exterior. Pasé entre el medio de la gente mientras corría a máxima velocidad a través del pavimento. Por supuesto, la gente que empujé lloraría y gritaría cosas como “¡WAAH!” Y “¡KYAA!”  pero no me importó.

De todas formas, iba corriendo por la acera, dejando mis pensamientos atrás y corriendo lo más rápido que podía. Dejé cualquier vago e innecesario pensamiento volar lejos con el viento, mi bala de amor estaba disparando directamente hacia donde se encontraba Matsuda-kun.

Acorté camino directamente a través de la Plaza Central y llegué al Distrito Este, continué pasando a través de otros estudiantes y prácticamente buceaba hacia el edificio de biología. Mi garganta estaba seca y se sentía dolorosa, en un instante estaba saltando las escaleras. Mi respiración era errática y pesada, continué derribando mis pensamientos sobre cosas como la forma en que dolía mi garganta o en cuánto me gustaría tomar un descanso mental y seguir corriendo. Tan pronto llegué al laboratorio, no me molesté en tocar la puerta, en cambio la abrí completa.

― “¡¡MATSUDA- KUUUUUUUUUUUUUUUUN!!” Grité con las fuerzas que me quedaban.

Un chico de preparatoria de baja estatura en medio del salón, se enderezó por la sorpresa y comenzó a temblar. Sus ojos ampliamente sorprendidos voltearon hacia mí, se encontraba completamente rígido y congelado.

De alguna forma, no me parece conocido en absoluto.

Ahora que lo pienso, mi corazón no está corriendo o latiendo más fuerte de lo habitual.

― “¿P-Podría ser que… no eres Matsuda-kun?”

― “Mmm…”

― “¡E-Esa no es una respuesta clara…! ¿A Cuál ‘mmm’ te refieres?” Terminé gritando más fuerte de lo que debería, pero me encontraba jadeando aún.

― “Erm… Quise decir que no soy él con el ‘mmm’…”

― “¡¿Entonces dónde está Matsuda-kun?!” Rápidamente miré alrededor del laboratorio.

Maldición, no hay nadie más aquí.

― “Él está fuera, probablemente…”

― “¡Eso es…! ¡Con solo mirar, lo sabrías!” Le rugí de nuevo, me encontraba en un punto muerto. “¡Argh, vamos!” Sentí desaparecer rápidamente mi resistencia y caí de rodillas. “¡De todas las veces que pudo desapareceeeeeeeeeeeer! ¡¿A dónde fueeeeeeee?!”

Continué desvariando mientras me senté sobre mis rodillas, el joven muchacho corrió hacia mí.

― “¡E-Está bien, no deberías preocuparte mucho! ¡Estoy seguro que volverá muy pronto!”

― “…”

Él bajó la mirada hacia donde me encontraba, ¿por qué se preocupaba por mí? Me miró con unos ojos tan preocupados, o tal vez eran lo contrario a preocupados. Quizás eran‒

― “… En realidad eres un poco sospechoso.” Empecé.

― “… ¿Eh?”

― “¿O tu personalidad simplemente es así? Quiero decir, tal vez eres el tipo de persona que contemplas a desconsoladas, chicas de preparatoria… ¡Eek, aléjate!” Caí sobre mi trasero y traté de escabullirme. El chico rápidamente apartó la mirada.

Conmocionada, mi falda se levantó, y más y más de mis muslos fueron expuestos.

― “¡Eeek!” Llevé hacia abajo mi falda.

El chico aún se encontraba apartando la mirada con su rostro ruborizado, y habló.

― “¡Yo n-no hice eso! Te veías preocupada así que lo único que hice fue hablarte…”

― “¡M-Mentiroso! Esta es la primera vez que nos conocemos, soy una completa extraña, es raro preocuparte por alguien que nunca has conocido antes. Apuesto a que solo tienes segundas intenciones, un motivo secreto, un plan malvado, o algo así…”

― “… ¿Eh?” La atmósfera repentinamente cambió a un tono más serio. “… ¿Un completo extraño?” Se dio media vuelta y me miró fijamente, sorprendido.

Ah, esa reacción, así que…

― “… ¿Uh? ¿Por casualidad… me has conocido antes?” Mientras decía eso, el chico solo me miraba aún más sorprendido, pero solo por un momento,  rápidamente cambió su expresión a una más formal.

― “Mi nombre es… Naegi Makoto.” Dijo, presentándose a sí mismo repentinamente.

― “… Aah, es un placer.” Mientras respondía, mi mirada bajaba hacia el ‘Diario de los Recuerdos de Ryouko Otonashi’. Obviamente su nombre no me parecía conocido en lo absoluto, pero revisé por alguna señal de su nombre en el diario pero… Su nombre no se encontraba en ninguna parte.

Así que no nos hemos conocido antes.

Le di una mirada confusa, él regresó una expresión perpleja. Sus acciones se estaban convirtiendo más y más sospechosas. No importa lo que diga, este tipo definitivamente es un pervertido. Sostuve el diario con una mano, la levanté y le seguí interrogando.

― “Así que, ¿eres un estudiante de esta escuela?”

― “… ¿Ah?”

― “¿Uuh? ¿No tienes un talentoooo?” Realmente era sospechoso después de todo, me quedé mirándolo, entrecerrando mis ojos.

― “Ah, no, hay un talento, es solo… que no lo llamaría especial…” Mientras su frase estaba finalizando, apartó la mirada, solo se estaba volviendo más y más sospechoso. Continué entrecerrando mis ojos.

― “Lo-Lo entiendo…” El chico asintió de mala gana, parecía que finalmente se decidió a hablar. “Erm, ya que soy particularmente afortunado…”

― “… ¿Disculpa?”

― “Pues, soy el Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Suertudo.”

― “Súper Estudiante de Preparatoria Nivel… ¿Suertudo?” Parecía haber un problema subyacente sobre el cual estaba bastante ansiosa por conocer. “… ¿Así que dices que tu talento es la buena suerte?”

― “Yo tampoco lo entiendo mucho, pero… eso es lo que la escuela me dijo. Cada año una persona es seleccionada por una lotería nacional de estudiantes de preparatoria normales, ese estudiante es ingresado a la escuela bajo el título de ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Suertudo’. Así que, por casualidad resultó ser que… yo fui el ganador”.

Mmm, de alguna forma…

― “Es una especie de problema…”

― “Seeh, realmente lo es, ¿no es así?” Naegi-kun se veía igual de preocupado al respecto que yo.

De cualquier modo, su inocencia se hacía cada vez más aparente.  Sin embargo, aún no tengo una razón para creerle. Es mucho más fácil aceptarlo de la forma que es, aunque no soy lo que llamarían una mujer flexible.

― “Así que, ¿qué es lo que el señor ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Suertudo’ está haciendo en este laboratorio? Dime, ¿eres algún conocido de Matsuda-kun? ¡Sin mentiras!”

― “Um, bueno…” Naegi-kun sacó algo del bolsillo de su uniforme. Era algo que parecía ser un delgado teléfono. “Matsuda Yasuke-san dejó caer esto. Siempre es un fastidio cuando alguien pierde algo, así que pensé que podía devolvérselo, pero…”

― “… ¿Qué es eso? Nunca lo he visto antes.”

― “Estoy seguro de que ésta no es la primera vez que lo ves… Mira, es una ‘guía electrónica escolar’”.

Naegi-kun me explico que esta ‘guía electrónica escolar’ se les era dada solo a los estudiantes pertenecientes a la escuela. Es una pieza de alta tecnología con una variedad de usos, así como servir de identificación al estudiante. Si un estudiante no la presenta, pierde acceso a ciertos servicios.

― “Encontré esto cerca de un arbusto en el patio. Es un inconveniente perder esto, así que pensé que debía venir aquí y entonces devolvérselo lo más pronto posible… pero parece que no está aquí.”

¿Qué? Entonces, eso significa que Naegi-kun es…

― “¿Q-Qué?”

― “No sé cómo puedo pedirte perdón por decir que eras sospechoso, ¡sólo estás tratando de ser un buen chico!”

― “¡N-No soy sospechoso!” Rápidamente sacudió su cabeza, “No estoy tratando de ser  agradable o algo por el estilo… ¡Solo vine aquí a devolver el objeto perdido de Matsuda-san! ¡¡Realmente eso es todo!!”

― “… ¿De verdad?”

― “¡D-De verdad!”

Bueno entonces, supongo que no importa si o no algo más en esto.  Solo tendré que creerle por ahora.

― “Bien… Ya veo.”

― “… ¿Me crees ahora?” Naegi-kun dio un suspiro de alivio mientras colocaba una mano en su pecho.

Me dirigí hacia el chico, señalé mi dedo índice hacia él, con el impulso realizó un sonido  de efecto rígido como esos que uno lee en los mangas.

― “¡Lo que dijiste fue bastante confuso! ¡Deberías haber dicho desde el principio que no eras sospechoso!”

― “¿Uh? Um, uh… Lo siento.”

No sé por qué estaba pidiendo disculpas repentinamente, pero tenía esa expresión de disculpa en su rostro.

― “Pero sabes, supongo que eso te hace desafortunado. Es decir, venir todo el camino hasta aquí para devolver un objeto perdido solo para descubrir que él no se encontraba. …Ah, No debería decir desafortunado, considerando que eres el mismísimo señor ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Suertudo’.”

― “No, ahora estoy acostumbrado a esta mala suerte…” Dijo, dejando aparecer otra expresión amarga en su rostro.

Pretender ser el ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Suertudo’ y luego decir que está ‘acostumbrado a esta mala suerte’, de alguna forma pareciera que él posee un talento muy poco fiable… Qué chico tan extraño.

Él es extraño – No puedo encontrar una palabra que se ajuste a él mejor que esa.

Eso es todo, es solo un chico extraño.

Es solo un chico ordinariamente común, es extraño.

De acuerdo al diario, todos los estudiantes de la Academia Pico de la Esperanza son motivados y con visión hacia el futuro, son altamente competitivos y desbordantes de ambición. Están llenos de esperanza. Si yo estuviera en esta situación, terminaría sintiéndome mal, tal vez.

Pero no parecía ser el caso con él. Esa puede ser la razón del porqué pienso que es tan extraño. Naegi-kun repentinamente interrumpió mi tren de pensamientos.

― “Pero si fuese cierto…”

― “… ¿Eh?” Sin darme cuenta, le pedí que lo repitiera. “¿Si fuese cierto qué?”

― “¿Eh? N-No es nada… ¿No es importante!” Respondió apresuradamente, parecía que antes se encontraba hablando consigo mismo.

― “Si no es importante entonces puedes decirme. ¿A qué te refieres con ‘si fuese cierto’?” Terminé  respondiendo con un tono de voz inusualmente fuerte. De alguna forma, toda la naturaleza y actitud de este tipo lo hace parecer extraño. “Oye, ¡dime de una vez! Si no es importante entonces podrías decírmelo. Estoy en lo correcto, ¿no? ¡Apresúrate y responde!”

― “Es-Está bien…”

―“Sólo deberías responder ‘está bien’ una vez. ¡No soy tu profesor!”

― “… Solo lo dije una vez, ¿no?”

Uh, ¿de verdad? Ya lo he olvidado.

― “¡Como sea! ¡Solo apresúrate y dime! ¡Si no me dices enseguida, terminaré olvidando qué es lo que me estás diciendo!”

― “Bueno, verás… Solo he escuchado un rumor, así que no estoy seguro de poder creerlo…. Pero pienso que puede ser verdad…”

― “… ¿Un rumor?” Volví a elevar mi dedo hacia él, apuntando solo a unos pocos centímetros de distancia de su frente. “¿Es un rumor acerca de mí? ¡No voy a tolerar ningún horrible rumor que ensucie mi buen nombre!”

― “¡N-No, no! ¡No es nada parecido a eso!”

― “Entonces, ¿qué tipo de rumor es?”

― “Um, e-es…” Naegi-kun apartó su mirada lejos de mí antes de continuar vacilantemente, “… El rumor dice que hay un estudiante que se ha vuelto olvidadizo…”

― “¿Vuelto… olvidadizo…?” De alguna forma no pude decir más. Cualquier conocimiento de formular una respuesta había desaparecido misteriosamente. Estaba planeando preguntarle si me conocía antes de volverme olvidadiza…

― “¡Ah!” Repentinamente alcé mi voz. Me estremecí como si hubiese sido golpeada por un rayo.

― “¿Q-Qué sucede…?” Naegi-kun volvió su mirada a mí, nuevamente con una expresión preocupada. Rápidamente abrí  de nuevo el ‘Diario de los Recuerdos de Ryouko Otonashi’ y le di vuelta a las páginas, vuelta, vuelta y vuelta…

Vi una luz que cegó mis ojos por un momento. Hubo una explosión. Los recuerdos en el diario y un destello de inspiración chocaron juntos y provocaron una violenta reacción química.

En el medio del diario había una carta singular.

 

“Querida Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Idiota Olvidadiza,

Yo soy quien tomó todos tus preciosos ‘recuerdos del pasado’ que escribiste tan cuidadosamente. Están llenos hasta el tope con ‘recuerdos’ de ese Matsuda Yasuke. El pasado tiene una gran cantidad de peso, ¿Verdad? ¿No es así? ¿Estoy en lo correcto? Por supuesto…”

 

― “Oye, acabas de decir que un estudiante se ‘había vuelto olvidadizo’, ¿no es así?” Fui superada por una inmensa emoción mientras me ponía de pie. “¿Entonces los estudiantes de aquí saben sobre mí antes de que me volviera olvidadiza? También tú, ¿cierto? ¿Tú también me conocías antes de volverme olvidadiza? ¡Habla ahora!”

― “¡C-Cálmate!” Naegi-kun desesperadamente trató de mantenerme quieta. “La verdad es que no lo sé, pero… Parece ser que ocurrió debido a alguna clase de enfermedad, pero no presté mucha atención… Debido a que no soy muy bueno conversando con la gente…”

― “Está bien, ¡Solo apresúrate y dime! ¿Me conocías antes de volverme olvidadiza? ¿Verdad?”

― “Um… Bueno, eso es…”

― “¡Vamos!”

― “… S-Sí.” Finalmente inclinó un poco la cabeza.

― “Yo… lo sabía…” Me lo confirmé a mí misma.

Los estudiantes de esta escuela me conocen desde antes de haberme vuelto olvidadiza. Eso quiere decir que me he vuelto olvidadiza después de venir a esta escuela. Entonces, ¿qué hay del chantaje que Enoshima Junko me escribió con respecto a mis ‘recuerdos del pasado’? ¿Realmente alguna vez tuve ese tan importante ‘diario de recuerdos’? No, quizá todo fue una simple trampa para que así pudiera conseguir que coopere con ella.

En otras palabras, una mentira.

Entonces, ¿qué más dijo? Veamos, me dijo que ella había asesinado a alguien en la Plaza Central, también me dijo que yo debería matar a Matsuda-kun. En primer lugar, ¿una persona como Enoshima Junko puede existir de verdad?…

Mientras mis pensamientos circulaban en mi cabeza, traté de permanecer enfocada en el diario. ‘Mentira’ y ‘Junko Enoshima’ fueron las dos piezas clave que se tornaron más evidentes. Las palabras escritas en la página comenzaron a arremolinarse alrededor de mi mente. Crecían progresivamente más rápidas, turbulentas, circulando, dando vueltas, se relacionaban y mezclaban juntas. Por alguna razón, las profundidades en mi cabeza comenzaron a estremecerse. Era una extraña sensación de hormigueo.

Esta sensación es…

¿Uh? Siento que estoy recordando algo…

― “Oye…” Una voz irritante llegó golpeando mis pensamientos. Era la voz de Naegi-kun. No parecía que nada le molestara. Dejé de concentrarme en el diario. Creo que casi lo recuerdo…

― “Oye…”

¡Cállate!

― “O-Oye…”

Argh, ¡Vamos! ¡Estoy tratando de concentrarme aquí!

― “¡Oye…!”

― “¡¿Podrías callarte de una vez?!” Le grité y alcé mi rostro del diario‒Me congelé.

Vi a un hombre desconocido de pie frente a nosotros.

… Eh, ¿quién es ese?

Agarró los hombros de Naegi-kun. Usaba un uniforme escolar desconocido y tenía un largo cabello poco familiar. El tono oscuro de su silueta era bastamente diferente a su blanco rostro fantasmal. Ojos penetrantes, similar a como si un reptil escarbara en su cara.

Nuestros ojos se encontraron por un breve instante‒una sirena resonó en mi cabeza, informándome de la emergencia extrema. Sentí como si estuviese teniendo un ataque cardiaco, mientras sentía mi pecho latir más rápido.

― “O-Oye…” La cara de Naegi-kun parecía sorprendida, todo su cuerpo se había vuelto rígido y abrió su boca. “É-Él llegó después de nosotros, ¿lo conoces? Si tú, por casualidad, lo conoces… ¿Podrías hacerme un favor y decirle que me deje ir…?”

― “D-Desafortunadamente, parece que no tengo idea de quién es él…” Respondí.

― “Oy, ¿qué fue eso?” El extraño gruñó en voz baja. “¿No me digas que ya me has olvidado? Eso es un poco… Grosero, ¿no?”

― “… ¿E-En verdad lo conoces?” Naegi-kun preguntó con voz desconcertada, la mirada del hombre se desplazó hacia él con recelo.

― “No importa si nos hemos conocido antes o si es simplemente el destino… Ninguna te concierne. Acabas de ser atrapado en todo esto. Al final, solo tienes mala suerte.”

Rápidamente mi vista cayó hacia el diario, y busqué algún recuerdo acerca de este extraño. Solamente hubo una persona que vino a mi mente.

― “¿Podrías ser… Madarai Isshiki-san?”

― “… Eso es correcto. Más tarde aquella noche en la Plaza Central, yo, Madarai, fui asesinado por mi propio objetivo.”

― “Asesinado… ¿Por tu propio objetivo?” A pesar de lo que decía, se veía completamente ileso para mí.

― “Soy inmortal.”

― “… ¿Eh?”

El hombre sintió mis dudas, sonrió de oreja a oreja y se rió entre dientes extrañamente.

¿Inmortal?

¿Qué es esto? ¿Una novela de fantasía?

― “Um… No estás hablando en serio, ¿cierto?

― “¿Estás segura de eso?”

― “Erm… ¿A qué te refieres?”

― “Realmente soy inmortal. Si no lo fuera, sería incapaz de explicarte cómo es que ahora me encuentro ileso…”

― “Bueno no estoy segura, pero cómo puedes acabar de cambiar el género a algo parecido a un juego de guerra…”

― “Um, ¿puedo hablar por un momento?” Naegi-kun interrumpió. “E-El chico que llegó después de nosotros… Madarai-san, ¿verdad? Um… Si tú fueras Madarai-san, ¿no te referirás al Madarai-san del consejo estudiantil?”

― “Eh, ¿Consejo estudiantil?” Dije sin pensarlo.

De alguna forma, no podía ver a este hombre espeluznante todo vestido de negro, en el consejo estudiantil.

― “Mmmm, ya veo. El chico sabe…” Madarai hizo una mueca y cerró los ojos antes de murmurar algo. “… Es cierto. Soy un sobreviviente del consejo estudiantil.”

― “¿S-Sobreviviente?”

― “… ¿Aún estás pretendiendo ser inocente después de todo?”

Madarai abrió sus ojos, me miró fijamente.

― “Es debido a ‘ese incidente’ que todo esto sucedió. Aquel incidente es la razón detrás del estado en el que se encuentra el consejo estudiantil en este momento. Afortunadamente pude escapar con vida, pero todos los demás han…”

No, no es eso‒Madarai sacudió su cabeza, como si tratara de refutar sus propias palabras.

― “… Tal vez está mal de mi parte decir que fue suerte que sobreviviera. Es más correcto decir que simplemente quedé con vida. Sí, eso es, afortunadamente quedé con vida. Ni si quiera se me dio la oportunidad de pelear… Y por eso, no voy a perdonarlos fácilmente. Definitivamente no perdonaré que robaran mi oportunidad de proteger al consejo estudiantil. ¿Quién fue? ¿Quién lo hizo?” Escupió mientras apretaba sus manos alrededor de los hombros de Naegi-kun. La cara del chico estaba distorsionada por el dolor, pero aun así trató de oponerse, a pesar de su incomodidad.

― “P-Perdóname, realmente no conozco los detalles, pero… Entiendo la rabia que sientes por lo que le sucedió al consejo estudiantil… Y entiendo que odies a la persona que hizo esto, pero creo que podría ser bueno en su lugar considerarás  reconstruir al consejo estudiantil antes que cualquier otra cosa…”

― “¿Reconstruirlo? ¿Yo?” Madarai se burló, “Nah. En primer lugar, ¿por qué  creerías que alguien como yo pertenece al consejo estudiantil?”

― “… ¿Eh?”

― “Solamente fui elegido para que los demás miembros pudiesen relajarse. Después de todo, solo soy el ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Guardaespaldas’. Hice lo que pude por el consejo estudiantil. En el pasado, ahora y por siempre, solo soy un ‘protector’. Eso es todo…” Oí a Madarai rechinar sus dientes, su voz estaba llena de un amargo odio. “Durante ese… momento de emergencia, no fui capaz de ayudarlos. Ni siquiera fui un objetivo durante el accidente. ¿Tal vez el criminal no me consideró un miembro del consejo estudiantil?  ¿Si quiera puedes imaginar cuán humillante ha sido esto para mí? Ni siquiera me dieron la oportunidad de utilizar mi propio talento. La sensación que tuve al tener pisoteado mi propio talento fue… Oy, mocosos, mejor vayan imaginándose lo que se siente para que así lo puedan relacionar…”

Madarai sujetó los hombros de Naegi-kun con mayor fuerza. El dolor del muchacho solo incrementaba, y gritó.

― “… Ahora solo puedo proteger la dignidad restante del consejo estudiantil.  Esto no terminará hasta que haya expiado al consejo estudiantil… Debo enfrentarlo. Es por esto que debo exigir venganza. No soy capaz de seguir perdiendo el tiempo. Estoy dispuesto a hacer… cualquier cosa.”

Los ojos del hombre se tiñeron de rojo, no se enfocaban en algo más. En cualquier caso, parecía completamente decidido a la idea de demostrar su punto.

― “N-No… sé nada respecto a lo que pasó…” Acabé tratando de excusarme por cualquier acción que haya tomado. Sentí un miedo abrumador apoderándose de mí mientras desesperadamente trataba de inventar una excusa para poder escapar. “N-No tengo nada que ver con el consejo estudiantil, tampoco sé al respecto de los incidentes que sucedieron… O algo peligroso de ese tipo… ¡S-Solo soy una simple espectadora!”

― “Sí, como no…”  Madarai no estaba de acuerdo, sonaba como si fuera su manera de realizar una amenaza de muerte a su peor enemigo. “Hablamos de esto anteriormente. Sabes todo sobre aquel incidente.”

― “¡R-Realmente no sé nada al respecto!  Si piensas que estoy mintiendo… ¡Entonces por favor mira este diario!” Abrí el ‘Diario de los Recuerdos de Ryouko Otonashi’ y lo agité frente a Madarai. “¡No he escrito nada de eso aquí! ¡Esta es mi prueba! ¡No sé nada al respecto y no tengo nada que ver con ello!”

― “¿Podrías terminar ya con esas estupideces?” Una voz rebosante de furia atravesó el diario hacia mí. “Este diario tuyo no demuestra nada… ¿Por qué estas ocultando la verdad? ¿Eres la aprendiz del enemigo? ¿No puedes hablar al respecto? O tal vez tu realmente eres‒”

―“¡Y-Ya te d-dije que no tengo nada que ver con eso!” De repente le grité. Al instante, me arrepentí de haberlo hecho. Solo le añadí más leña al fuego. Pensé que estaría muy enojado conmigo… pero parece que mis predicciones estaban lejos de ser ciertas, de hecho, su rostro estaba sorprendentemente blanco.

629653-2

― “…” Sus emociones habían desaparecido, ni siquiera pestañó. Cualquier concepto de tiempo alrededor de él se había detenido completamente. Naegi-kun percibió la malicia de Madarai y tímidamente miró detrás de él. “…Ahora que lo pienso, no he oído el nombre de este chico aún,  ¿cierto?” Permaneció sin expresión, solo se movía su boca.

― “S-Soy… Naegi Makoto…”

― Escuchando esto, Madarai rió suavemente y se inclinó para hablarle al oído a Naegi-kun.

― “Dime, Naegi-kun. ¿Estabas escuchando lo que dije antes?”

― “… ¿Uh?”

Madarai repentinamente liberó los hombros de Naegi-kun, solo para colocar ambas manos en cada lado de la cabeza de Naegi-kun.

― “¡¡Ah…!!” El rostro de Naegi-kun instantáneamente se transformó en una expresión de terror.

― “Lo dije antes, ¿no? Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa por venganza.” Madarai parecía un demonio mientras abría su boca. Sonrió y se rió, su voz  estaba llena de veneno tóxico.

Esto es malo. ¡Ese tipo es increíblemente peligroso!

De algún modo, tenía la capacidad de temblar y estremecerme como un pequeño conejo asustado. No tenía más opción que correr… ¡Y rápido!

― “No estarás pensando en huir, ¿cierto?”

― “… ¿Eh?” Mi pie de repente se detuvo en el aire.

― “Si haces eso… ¿Qué crees le ocurrirá a este chico?”

― “… ¿Eh? ¿Eh?” Mientras escuchaba esto, la cara de Naegi-kun cambiaba de azul a blanco.

― “Ésta es la última advertencia que tendrás… Así que ten cuidado. Si no me obedeces, la cabeza de este niño será trágicamente aplastada en un desafortunado accidente.”

― “P-Pero que…” Sólo podía sentirme confundida, ambos me miraron.

Di algo‒La mirada de Madarai me intimidaba, como si estuviese a punto de hacer algo imprudente.

Ayúdame‒Me suplicaban los ojos de Naegi-kun.

Ojos intimidantes y ojos suplicantes.

Qué fastidio.

Era una molestia meterme en el problema hacer cualquiera de las dos cosas. Realmente, no había nada que pudiera hacer, o quisiera hacer, supongo. Es por esto que para mí esto era algo que no tenía…

― “Nada que ver conmigo…»

Es cierto, eso no tiene nada que ver conmigo. Seguro, pasé a ser arrastrada junto a la corriente, pero eso es todo, no estaba involucrada en la creación de esta situación en absoluto. Ni siquiera sé algo respecto a lo que ocurrió, es por esto que no tenía…

― “Nada que ver conmigo, nada que ver conmigo, nada que ver conmigo, nada que ver conmigo, nada que ver conmigo…” Murmuré en voz baja, recordando a las personas frente a mí, así como a mí misma. Estaba murmurando mi encantamiento mágico.

― “¿Ah?”

― “¿Ah?” Escuchando esto, ambos, Madarai y Naegi-kun me miraron con expresiones vacías.

― “¿A qué te refieres con que no tiene nada que ver contigo…?” Un confuso Madarai alzó la voz. “No hay forma en la que no estés involucrada… Después de todo, es tú culpa que este chico haya sido envuelto en todo esto.”

― “Estás equivocado.” Me encontré respondiendo sin emoción. “No soy la razón por la cual se ha envuelto en todo esto, él se involucró a sí mismo, no es culpa mía que tenga una horrible suerte. Al final, no tengo nada que ver con todo esto.”

― “H-Hey, espera un…”-  Mientras Naegi-kun trataba de interrumpirme, alcé la voz para continuar mi argumento.

― “Es una pena, pero es obvio que Naegi-kun no tiene suerte en lo más mínimo,” Dije en el tono más tranquilo que pude hacer. “El solo tiene un demente poder para quitar y dar vida a causa de su completa falta de suerte. Así que, pienso que no tienes más opción que rendirte.”

De todos modos, no importa cuál sea el caso, ya lo he olvidado. Después de todo, olvido todo tarde o temprano, a excepción de Matsuda-kun. Así que, por lo que veo, no hay mucho por ahí que realmente tenga que ver conmigo. Continué murmurándome estas palabras, que, en verdad, yo no tenía nada que ver con esto.

Entonces me olvidaré de esto también. Mi breve encuentro con Naegi-kun, la información que él sabía, olvidaré eso también. No hay razón para sentirme mal respecto a él. Así que es por esto que siempre digo que esto no tiene nada que ver conmigo.

― “… ¿Has decidido que es lo que harás?”

― “No lo sé. Seguiré diciéndote que esto no tiene nada que ver conmigo.” Respondí con la mirada vacía.

― “¿Así es como será? Ya veo.” Madarai mostró los dientes, murmurando en voz baja, “Espero que estés preparada para ver el alcance de mi determinación.”

Realmente hay personas extrañas que están dispuestas a ir tan lejos como para matar a otro ser humano con el fin de probar su punto. Es una locura pensar que iba a lograr algo matando a Naegi-kun.

Naegi-kun realmente no tiene nada de suerte.

Se ha puesto a sí mismo en una situación donde es un rehén, después de todo.

― “Este es el fin.” Madarai agarró el cráneo de Naegi-kun con toda la fuerza en sus manos y…

― “… ¡Estás equivocado!” Resonó una voz por toda la habitación que parecía disolver la tensión en el aire. Una persona loca corrió hacia el interior del laboratorio. La figura parecía deslizarse hacia Madarai, y golpeó con la parte posterior de su puño la nariz del hombre, haciéndolo curvar en un ángulo extraño. Madarai entrecerró sus ojos debido al dolor. Parecía perder de vista a su atacante mientras caía.

Luego de darle un codazo al pecho de Madarai, el extraño se giró hacia Naegi-kun y agarró su cabeza entre sus manos antes proceder a levantar a Naegi-kun. Lo colocó suavemente en la parte superior de la cama y se dio la vuelta‒Madarai voló hacia ellos. El extraño, con gracia, le proporcionó una patada voladora y golpeó a Madarai en la barbilla. El golpe destrozó por completo su mentón y sacudió su cabeza violentamente, cayó al suelo, sin energía.

A todo esto, solo presencié la escena, sucedió en un abrir y cerrar de ojos. El desconocido hábilmente aterrizó sin hacer algún ruido después de terminar su patada. Su falda suavemente flotó‒Oh, ¿era una mujer?

― “¡I-Ikusaba-san!” Naegi-kun la llamó desde la cama aliviado.

Ikusaba-san… Ese parece ser su nombre. Desde luego, es la primera vez que lo escucho.

Naegi-kun se levantó de la cama y corrió apresuradamente hacia la chica.

― “¡G-Gracias, Ikusaba-san! ¡Muchas gracias!” Dijo, agradeciéndole una y otra vez. No obstante, la chica se mantuvo completamente calmada y serena en respuesta. Bueno, yo digo calmada y serena, pero pienso que es más como si no sintiese nada.

― “Solo estaba ayudando a mi compañero…” Murmuró silenciosamente para sí. Obstinadamente, Ikusaba-san evitó su mirada. Pero es extraño, mirándola ahora, no imaginaría que ella había estado luchando brillantemente hace unos instantes.

― “Ah… Pero Ikusaba-san, ¿Por qué estás aquí?”

Tengo que admitir que me estaba preguntando lo mismo, usualmente solo Matsuda-kun está en este laboratorio, eso es lo que tenía escrito en mis notas, también parece que está ausente hoy, pero ha estado teniendo una multitud de visitantes.  ¿Puede ser que se encuentre trabajando en algo importante?

― “Oh… Um…” Ikusaba-san alzó levemente la voz, pero apenas era un poco más fuerte que un suspiro, escuché atentamente. “… ¿Yo solo estaba pasando?”

― “Eh, ¿Por qué lo dices como una pregunta?” Pregunté sin pensar.

― “… Ikusaba-san, no has cambiado ni un poco.” Naegi-kun interrumpió. “… Entonces, solo estabas pasando cuando te encontraste con lo que estaba sucediendo y viniste a salvarnos, ¿Cierto?” Ikusaba-san asintió en respuesta.

― “Así es… Y me salvaste. Me estaba empezando a preocupar por un momento… Gracias, Ikusaba-san. ¡Muchas gracias!” Naegi-kun dio un suspiro de alivio y continuó repitiendo sus sinceros agradecimientos, tanto así que Ikusaba-san se avergonzó.

― “Realmente tuve mucha suerte… Solo estabas pasando… Fui muy afortunado…”

Suerte, de algún modo así es como fuimos salvados. Pura suerte. Pero eso solo es una manera de decirlo. Todo esto es gracias a una persona tan fuerte que solo estaba pasando, fuimos capaces de escapar de tal apuro, pero…

Esta suerte fue realmente buena y conveniente.

Aunque, por otra parte, las acciones de Madarai fueron inconvenientes por no decir más.

Ah, ¿Así que este es el ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Suertudo’?

Pero si se trata de suerte, no puedo evitar sentir que el hecho que nos viésemos atrapados en esto todo fue debido a eso.

― “Disculpa.”

― “… ¿Eh?” De repente me di cuenta que Ikusaba-san se encontraba de pie justo en frente de mí. “¡¡AWAWAWA!!” ¿Acaso se teletransportó?

― “…” Por alguna razón Ikusaba permanecía en silencio.

― “…” Esperé a que ella mostrara algún signo de que fuera a abrir su boca decir algo, pero terminé cediendo y levantando mi voz.

― “Um, un gusto en conocerte… Muchas gracias por lo de antes.”

― “¿Eh?” Naegi-kun alzó la voz en sorpresa. Caminó hacia nosotras, invadiendo nuestro campo visual mientras parpadeaba sorprendido – ¿Pero qué era tan sorprendente?

― “… Soy Ikusaba Mukuro.” Incliné mi cabeza ligeramente hacia un lado, en respuesta, Ikusaba-san levantó su voz un poco más, “Soy la ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Soldado’ de la clase número 78… Un gusto en conocerte.” Incluso sin parpadear, movió su boca lo menos posible mientras se presentaba a sí misma. En el momento en que terminó, volvió a estar en absoluto silencio.

― “…”

Hablando honestamente, parecía una chica tranquila por naturaleza. Por otra parte, ella es la ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Soldado’, probablemente ella actúa así con todos a su alrededor. ¿Tal vez todos los soldados son así? Sin embargo, no he conocido a otros miembros de las fuerzas armadas antes así que no tengo forma de saberlo. Es solo que no sé…

―  “…” Estaba en silencio con ella.

― “…” Incluso Naegi-kun estaba en silencio, pero estaba tan confundido como antes.

― “…” Madarai, todavía se encontraba botando espuma por la boca, por supuesto, también en silencio.

Todos estaban en silencio.

Un incómodo silencio.

Pero la incomodidad no duró mucho. Después de algún tiempo, olvidé el incómodo silencio. En cambio, otro pensamiento vino a mi mente.

Ah, ahora que lo pienso, Matsuda-kun no está aquí.

Es cierto. La única cosa que siempre puedo recordar es a Matsuda-kun.

Me pregunto si Matsuda-kun se encuentra haciendo algún recado.

Quiero verlo pronto. Espero que regrese rápidamente

Mis pensamientos continuaron mientras miraba al universo y‒

― “¡…!” La chica de pronto cayó doblándose de rodillas… Um, pienso que su nombre era Ikusaba-san.

― “¿Qué sucede?” El sorprendido chico, erm, Naegi-kun creo, preguntó. La chica respondió con un tono de alarma.

― “… Alguien está aquí.” La atmósfera del laboratorio se volvió mucho más tensa.

― “¿Eh? ¿Escondiéndose…?”

― “Siento la interrupción. ¡No estaba tratando de esconderme! ¡Pero no deberían difundir rumores de la gente!” Una voz se elevó y todos instintivamente miraban alrededor del laboratorio.

―  “… ¿Uh?” Pero no importa lo mucho que observamos, no había nadie ahí.

―  “¡No, estoy aquí! ¡Miren, miren, por aquí!”

―  “¿Eh? ¿Dónde…?” Sintiendo pánico de cierto modo, continué mirando alrededor de la habitación sin descanso.

―  “¡Por aquí!” Señaló Naegi-kun,  Ikusaba-san caminó hacia la puerta del laboratorio.

―  “¡Ah!” Me di cuenta un poco más tarde que los demás, frente a la puerta se encontraba de pie un niño con un puro e inocente rostro.

―  “Oh, ¿finalmente me ves?” La cara del niño carecía de algún rasgo distintivo, su voz también carecía completamente de algún tono único. “Tardaste un poco más, pero al final te diste cuenta… Bueno, es culpa de mi talento así que no se podía evitar… Te perdono.”

―  “¡¿P-Por qué hay un niño aquí?!” Dijo repentinamente Naegi-kun, tomado por sorpresa por el niño.

―  “Hey, hey, no deberías tratarme como si fuera un niño. No creo que sea extraño ver a alguien con cara de bebé, ¡pero soy un merecido estudiante de preparatoria de la Academia Pico de la Esperanza! Incluso tuve la molestia de usar una palabra difícil, como ‘merecido’… Oh, ¿Entonces, qué es todo esto?” La mirada del chico se dirigió hacia donde se encontraba Madarai, “Oh Dios mío… Oh mi Dios… Parece que se han metido en un buen lío…”

―  “¡Ah! ¡E-Estás equivocado!” Naegi-kun rápidamente corrió entre el chico y Madarai, tratando de obstaculizar su vista, “C-Cómo decirlo… pareciera ser un ligero accidente, pero…”

El chico palmeó los hombros de Naegi-kun.

―  “Ah, no te preocupes. No hay necesidad de darme excusas. En realidad, estoy investigando este caso… ¿No es cierto, One-san?”

―  “¿Eh?” A pesar de tener dominio de la gran historia que me están contando, no recuerdo nada de eso. No fui capaz de murmurar algo más que… “¿Supongo que sí?” E incliné mi cabeza hacia un lado.

―  “… ¿Uh?” No me digas, ¿te has olvidado de mí otra vez?” Se cruzó de brazos y asintió felizmente, “Bueno, estoy acostumbrado a que la gente olvide quien soy, así que está bien. Es otro efecto secundario de mi habilidad. Mira, he dicho que no tengo presencia, ¿cierto? La gente no me nota muy a menudo, y dicen que se olvidan mucho de mí… pero sabes, One-san,”  El chico comenzó a frotar sus manos y alzó la voz de nuevo, “¡Te pido que esta vez, cuando diga mi nombre lo recordarás! ¡Mi nombre es Kamishiro Yuuto! ¡Soy el ‘Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Agente Secreto’,  de la clase 77!

― “E-Espera… un segundo…” Protesté mientras el chico se acercaba a mí, abrí el ‘Diario de los recuerdos de Ryouko Otonashi’ y traté rápidamente de encontrar algún recuerdo mencionando al chico. “¡Ah, lo tengo! ¡Kamishiro-kun! ¡Te recuerdo! ¡Kamishiro-kun con ningún rasgo único!”

― “Yo no diría ninguno…” Murmuró Ikusaba-san con una expresión neutral. “Parece un muñeco creado por alguien con la creatividad de un político, emite malas vibras…” No pensé que ella fuese del tipo que dice las cosas sin rodeos.

Kamishiro-kun fulminó con la mirada a Ikusaba-san por un momento, antes de volver la mirada hacia mí y luego dijo con una voz muy exagerada.

― “¡¡Bueeeeeno entonces!! ¡Realmente es  horrible que seas tan olvidadiza, One-san! Cuando me lo dijiste por primera vez pensé que estabas bromeando, ¡casi me reí, jaja!

― “E-Espera… ¡¡Eso no es algo que uno debiera admitir en frente de otra persona…!!” Habiéndolo escuchado, Naegi-kun rápidamente intervino, pero Kamishiro-kun no le prestó atención.

― “Ajaja, no necesito ser cuidadoso. Siempre he pensado que ser cuidadoso es para los perdedores. Sin embargo, no pienso que tú tengas alguna experiencia con eso, ¿O la tienes, Oni-san? … ¿Lo ves? Comprendo completamente.” Kamishiro-kun pasó junto a Naegi-kun y se paró frente a mí, asegurándose de quedar cara a cara antes de decir algo más. “Realmente eres increíblemente olvidadiza. Decir esas cosas despistadas realmente no te calzan, pero me gusta. En realidad, hay un montón de chicas por ahí que tienen personalidades olvidadizas, ahora que lo pienso… De hecho, ¡mi paquete de aquí abajo se vuelve un poco más duro solo de hablar de ellas!”

Todos parpadeamos sorprendidos. El culpable era por supuesto la descortés y explícita broma adulta.

― “Bueno, en cualquier caso, ella es mi cliente, así que estoy genuinamente aliviado de ver que nada le ha pasado. Sin embargo, al final…” Kamishiro-kun devolvió su vista hacia Madarai. “No importa lo mucho que piense al respecto, no puedo decidir si esta es una mala situación o no. Pensé que realmente lo era. Saben, dicen que mi personalidad es cálida y lo suficientemente amable para derretir todo el helado de un almacén, aunque supongo que algo así más bien es un punto débil para algunos.”

― “Erm, pienso que q-quizás fue una exageración…” Naegi-kun una vez más comenzó a pedir disculpas por esta situación. “Cómo decirlo… Tal vez es mejor decir que fue en defensa personal…”

― “Eso no es lo que quise decir.” Dijo Kamishiro-kun golpeándolo suavemente, lentamente caminó hacia el cuerpo de Madarai y murmuró para sí mismo. “Honestamente, hablando de un peor escenario… Bueno, no resolvería nada de todos modos. Pero cuando se despierte, ¿Vas a recurrir nuevamente a la violencia? ¿Qué es lo que harás? Simplemente no puedes dejarlo aquí, ¿cierto?”

― “Bueno… Si todos vamos al departamento de seguridad y explicamos‒”

― “No podemos hacer eso, Oni-san” Se quedó mirando a Naegi-kun, analizándolo. ¿Sabes que vine todo el camino aquí solo para tener una importante conversación con One-san, mi cliente? ¿Lo entiendes? Es una charla importante, ¿comprendes? ¡Lo que estoy intentando decir es que estamos muy ocupados!”

― “U-Um… Pero…” Naegi-kun fue completamente dominado por la fría mirada de Kamishiro-kun. Inesperadamente, una voz resonó por toda la habitación.

― “Haré algo al respecto…” Todos se dieron vuelta para mirar a Ikusaba-san. La chica rápidamente bajó la mirada al suelo y se repitió a sí misma, “Haré algo al respecto…”

― “¿Y puedes hacerlo por tu cuenta?” Preguntó Kamishiro, acercándose hacia ella. La chica asintió. “Diablos, ¡Al menos me entendiste!” Al siguiente momento, los ojos de Kamishiro-kun brillaron intensamente. “Ya veo, ya veo, ¡Ahora lo entiendo! ¿Puedes hacerte cargo de todo esto tú sola? Mm, mm, ¡Escuchar eso realmente alivia mi mente! Ah, de todas maneras, sería mejor no mencionar esto al departamento de seguridad. Dado que será muy difícil lidiar con ellos.”

― “¡E-Espera un segundo!” Naegi-kun lo interrumpió nuevamente. “Si no explicamos apropiadamente la situación, Ikusaba-san será culpada.”

― “¿Eh?” Kamishiro-kun se quedó mirando fijamente a Naegi-kun. No podía imaginar más su joven rostro y sentí mi cuerpo calentarse, Naegi-kun permaneció en silencio absoluto. “¿Todavía no comprendes a pesar de que te lo he dicho un millón de veces?  One-san y yo estamos ocupados. No tenemos tiempo para ayudarte a entenderlo. Ustedes, personajes secundarios, pueden seguir adelante y hacerlo sin nuestro permiso. En primer lugar, dado que ustedes han recurrido a una solución tan violenta, eso los convierte a ustedes en los chicos malos. Si fuese por mí, habría hecho un trabajo mucho mejor.”

Continúo parloteando sobre su propia importancia. Naegi-kun no podía encontrar palabras para responder, pero de alguna manera aún no había perdido la cabeza.

Ikusaba-san murmuró un poco más‒

― “Está bien… Haré algo al respecto así que…”

― “¡I-Ikusaba-san!”

― “… Está bien.” Con una corta frase, Ikusaba-san logró silenciar al preocupado Naegi-kun.

Kamishiro-kun y yo nos giramos hacia el otro y murmuró. “Tal vez sea bueno salir ahora…”

― “Bueno, ¡Está decidido!” Kamishiro-kun tenía una sonrisa inocente en su rostro y aplaudió con sus manos felizmente. “Dejen el trabajo a la One-san de allí… ¡La One-san idiota y yo vamos a ir a otro lado!

Kamishiro-kun tomó mi mano y con un rápido ― “¡Yay, vamos, vamos!” ― comenzó a actuar como un niño arrastrando a sus pobres padres a la juguetería.

― “E… Esperen un mo-”

― “¡Está bien, está bien! Quieres volver a tu antigua vida tranquila, ¿no, One-san? ¡Por lo tanto, solo deberías calmarte y venir conmigo!” Kamishiro-kun siguió arrastrándome detrás de él hasta que alcanzamos la puerta del laboratorio, miré hacia atrás sin esperanza. La siempre inexpresiva Ikusaba-san y Naegi-kun estaban de pie mirando preocupados.

Naegi-kun dio un paso. Tenía una mirada determinada. Rápidamente se sobresaltó, sin embargo, Ikusaba-san colocó su mano sobre su hombro. Él miró de nuevo hacia ella, la cual le advirtió y asintió suavemente. Viendo esto, Naegi-kun parecía rendirse, relajando sus hombros. Volvió a mirarme una vez más, las dos figuras desaparecieron en la distancia.

― “Ahora, ¡¡Vamos a movernos y demos nuestro mejoooooor esfuerzo!!” En el momento que entramos al pasillo, Kamishiro-kun aclamó entusiasmado. “¡¡Vamos a solucionar tu problemaaa!!”

Kamishiro-kun siguió caminando, dejándome atrás.

― “… ¡Ah, espérame!” Dije en voz alta mientras corría tras él apresuradamente… Pero, mi mente derivaba en otro lugar.

Estaba pensando en Naegi-kun mirándome en ese último momento. Sus ojos me entregaron una ardiente sensación de intranquilidad. El individuo llamado Naegi Makoto me entregó un sentimiento de poca de fiabilidad y un comportamiento débil, pero en lo profundo de sus ojos en ese momento, había una increíble fuerza que provenía de su interior, que sacudió todas mis anteriores preconcepciones de quién era esta persona. Me miró con un aura deslumbrante. Sin importar cual fuese el problema, sin importar que tuviese un enemigo imbatible, él siempre tendría una fuerza tan fuerte que nunca podría darse por vencido.

Esa tan impredecible persona me miró directamente con esos ojos. No entiendo cómo puedo sentirme así respecto a tan extraña y misteriosa fuerza. Sin embargo, dudo que alguna vez necesite saberlo. Después de todo, él no tiene nada que ver conmigo, aunque esa no es solamente una razón que esté usando por conveniencia, solo siento que básicamente no tiene nada que ver conmigo. Por ejemplo, como si estuviésemos en una dimensión alterna, seguramente la historia de Naegi-kun y mi propia historia nunca cruzarían caminos nuevamente. En conclusión, no tenemos nada que ver el uno con el otro.

Me sentí así por algún motivo.

Por lo tanto, olvidaré a ese chico con una razón, eso fue lo que concluí mientras caminaba por los pasillos del edificio de biología.

De hecho, en solo cuestión de minutos – Olvidé completamente su existencia.

Licencia

Icono para la licencia Dominio público

Este trabajo (Danganronpa/Zero por Kazutaka Kodaka, Rui Komatsuzaki) no tiene restricciones de copyright conocidas.

Sugerencias/Erratas

Los comentarios están cerrados.