Capítulo 2

Academia Pico de la Esperanza, Distrito Este.

Edificio de la Facultad.

En el impopular pasillo del cuarto piso, solo dos pares de pisadas podían ser escuchadas. Un par de pisadas correspondían al médico de la escuela. Las otras pertenecían al «Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Neurólogo», Matsuda Yasuke. El médico, con sombras oscuras sobre su rostro, dirigió a Matsuda, con una sensación deprimente flotando en el ambiente. Matsuda usaba su habitual sucia camisa blanca que le encajaba holgadamente, el dobladillo de su camisa se encontraba con sus pantalones y llevaba encima una chaqueta. Ésta se aferraba a sus hombros rígidamente mientras caminaba, probablemente porque realmente nunca la usó en primer lugar.

— “…Ah, en serio te debo una por esto,” Dijo el médico mientras caminaba delante, Matsuda levantó su cabeza, “él no está ni cerca de mi especialidad… Estaba sumamente preocupado sobre qué debería hacer. Así que aprecio tu cooperación en esto.” Tenía un tono de voz aliviado. Matsuda respondió con un tono indiferente.

— “Aun así, en el futuro deberías hablar con un experto sobre el tema. Pero, si no puedes hacer eso, acude a mí… Es todo lo que queda, ¿cierto?”

— “E-Eso es–” El médico contuvo sus palabras. Matsuda no podía ver su rostro desde su posición, pero fácilmente podía imaginarse al hombre frente a él luciendo preocupado.

¿Ocurrió algo?

Matsuda tomó algunas respiraciones profundas para calmarse.

— “…Está bien. No voy a usar la excusa de que soy un estudiante en ti. No, en su lugar, debería ayudar más a los expertos.”

— “Ya… Ya veo… En todo caso, te debo las gracias.” El rostro del médico regresó a la normalidad. Sin embargo, en cambio Matsuda solo se había puesto más tenso e irritado. Se recordó a sí mismo suprimir sus emociones.

De cualquier forma, no hay marcha atrás.

Para poder protegerla necesito seguir adelante.

No, en su lugar… ¿Necesito seguir cayendo…?

El médico continúo guiándolo hacia la esquina del pasillo. Matsuda lo siguió, la atmosfera inmediatamente cambió. Esta parte del pasillo era extrañamente silenciosa, sintió como la temperatura disminuyó rápidamente. En un lado, cada ventana había sido cubierta por cortinas gruesas.  El otro lado tenía alineado un número de puertas, en cada puerta había una pequeña ventana teñida. Este pasillo era más grande que el último. El edificio de la facultad era exactamente de la forma que Matsuda había imaginado que sería desde el primer momento en que se enteró de su existencia.

— “…Normalmente, todas las habitaciones están desocupadas.” El médico comenzó a explicar abruptamente. Quizás sintió la pregunta de Matsuda.

Así que entonces, supongo que quiere decir que esas habitaciones solo son realmente usadas en una emergencia.

Siguió al médico, mirando distraídamente a su alrededor. El médico que había estado caminando frente a él se detuvo repentinamente.

— “…Ésta es.” Mientras decía eso, hizo un gesto hacia la puerta junto a él. No había nada singular sobre la puerta, de hecho era un milagro que el hombre fuera capaz de identificarla. “Aparentemente todo el equipo ya ha sido enviado pero… ¿Realmente puedes ir  tú solo? El director solicitó dos personas…”

— “Está bien.” Respondió Matsuda, sin emoción.

— “No, pero…” El médico dudó. Matsuda había dado por inútil su argumento.

— “El director y el comité directivo me han dado acceso completo, en su ausencia me lo han encargado. Además, no haría ninguna diferencia si dos personas entraran. En realidad probablemente afectaría al sujeto de mala manera. Así que, te pido me dejes el resto a mí.”

— “Mm.” El médico lució apagado. Rápidamente se dio por vencido y asintió, sin molestarse  por argumentar más. “Ya veo. Bueno, entonces, te lo dejaré a ti.” El médico se apartó de Matsuda y se dio vuelta hacia el rincón en las profundidades del pasillo.

Después de que Matsuda observara al hombre alejarse, volvió la mirada hacia la puerta frente a él. Lentamente abrió la puerta, detrás la cual había un amplio espacio, poco iluminado. Lo primero que observó fue la habitación desbordando de aparatos electrónicos. Este lugar tenía más equipos de alta tecnología que el humilde hospital de la escuela o el centro de investigación.

Bueno, esa es la Academia Pico de la Esperanza para ti.

Esa fue la impresión que la habitación ante él le dio a Matsuda. Sin embargo, se sintió tenso apenas puso un pie en ella. Las luces fluorescentes sobre él se sentían poco fiables, en comparación a las usadas en las salas de clases, la ventana en la pared del fondo también estaba cubierta por una cortina gruesa, y la iluminación total del cuarto era bastante oscura. Debido a eso, la luz emitida por los dispositivos electrónicos se destacó aún más. En el centro del cuarto había una cama, rodeada por luces brillantes.

El campo visual de Matsuda se dejó llevar hacia la figura en la cama. Había un hombre durmiendo. Caminó lentamente al lado más cercano de la cama y bajó la mirada al hombre. Tenía rasgos faciales poco profundos y un rostro puro y honesto, como si fuera un espadachín de una película basada en el Japón Feudal, pero algo más captó su atención, había un vendaje envuelto varias veces sobre lo que parecía ser una herida dolorosa en su cabeza.

Matsuda sabía quién era él. Su nombre era Murasame Soushun. En la máxima posición del consejo estudiantil, era el «Súper Estudiante de Preparatoria Presidente del Consejo Estudiantil». También era uno de los ‘sobrevivientes’ de ‘El peor, más grande incidente en la historia de la Academia Pico de la Esperanza’. Como si estuviera examinándolo, Matsuda volvió su mirada hacia él. El hombre, acostado boca arriba, tenía sus ojos firmemente abiertos, a pesar de que ellos no veían nada. Ellos miraban directamente hacia el techo, sin moverse, sin pestañear.

— “…Ha pasado un tiempo.” Matsuda trató de llamar su atención pero no hubo respuesta. Tomó los registros médicos junto a la cama. Más o menos, ya se le había dicho de antemano lo que estaba escrito allí.

Murasame Soushun estuvo involucrado en ‘El peor, más grande incidente en la historia de la Academia Pico de la Esperanza’, durante el cual sufrió serios traumas en la cabeza. Afortunadamente, escapó de cualquier herida mortal que atentara con su vida, se suponía que sería capaz de recuperarse, sin embargo, por varios días hasta incluso después de varias semanas siguió permaneciendo sin dar respuesta alguna. La razón del por qué permanece desconocida.

Mientras Matsuda regresaba los registros médicos a la mesa junto a la cama, trató de levantar su voz otra vez.

— “¿Sabes quién soy? Soy Matsuda Yasuke, de tu clase. Soy el «Súper Estudiante de Preparatoria Nivel Neurólogo» del que estaban hablando. Nos hemos encontrado muchas veces antes.” Como esperaba, no había respuesta. Matsuda continuó incitándolo, “Así que, ¿por qué crees que vine hasta aquí?”

Cuando se sentó, miró el rostro de Murasame. Lo miró atentamente, en busca de cualquier pista de una reacción.

— “Fui solicitado por el director y los miembros del comité directivo. Dije que quería ayudar con tu recuperación. Incluso aunque dije que quería escuchar sobre lo que había ocurrido, no me quisieron decir nada. De hecho, hicieron lo contrario. Con el fin de cubrirlo, parece que quieren escuchar la historia completa de tu parte.” Matsuda hizo una pausa y enfatizó las palabras que continuaban. “Bueno, esas supuestamente son sus intenciones.”

Como siempre, Murasame  no respondió pero Matsuda continuó de todos modos.

— “Si me lo preguntas, a ellos no les gusta que hayas regresado. Es por eso que me enviaron. Así que, incluso si hago todo lo posible, tú no puedes permanecer aquí. Por lo tanto, realmente no me importa. Si desapareces probablemente funcione mejor para ellos. Pero, ¿qué pasa si tú no desapareces? Si regresas, eso realmente arruinaría sus planes, ¿no es así? Cuando eso suceda, me pregunto qué harán ellos… Una vez que tengan la historia de tu parte, estarán bajo mucha presión…” Cuando Matsuda explicó las circunstancias, tomó la mano derecha de Murasame. Después de levantarla, rápidamente la soltó. Sin embargo, la mano del hombre no mostró ningún signo de fuerza y cayó directamente sobre la cama.

— “Pero, realmente no sé mucho sobre eso tampoco… Ellos están tratando de ocultar y abandonar al presidente del consejo estudiantil… Debido a que hay un criminal detrás del incidente, ¿cierto?” Matsuda se inclinó hacia adelante. Sus rostros estaban a punto de tocarse. Miró profundamente los ojos ciegos de Murasame.

— “Dime, ¿qué piensas? ¿Sabes quién es el culpable? Necesitas decírmelo. ¿Por qué ellos lo están protegiendo?” Como siempre, no hubo respuesta. Ya sea de su expresión o sus ojos, no había signos de reconocimiento.

— “Realmente es inútil…” Matsuda sacudió su cabeza, luciendo frustrado. “Bueno, solo es la examinación la que fue un fracaso.” Murmuró malhumorado mientras rascaba su cabeza.

— “Ah, es verdad.” Repentinamente recordó algo. Entonces preguntó fingiendo naturalidad en su tono de voz. “Por casualidad, ¿conoces a alguien con el nombre de Enoshima Junko?”

Murasame se contrajo ligeramente y sus ojos se movieron. La expresión de Matsuda se convirtió una mirada rápida. Murasame se giró directamente hacia él. Al ver esto, la reacción de Matsuda fue sorprendentemente bastante calmada.

Lo sabía.

No podía evitar sentirse desanimado.

Sería mejor si todavía permaneciera inconsciente.

Pero, como es lógico, no lo estaba. Aunque también era algo que se podía esperar. Matsuda estaba preparado para ello desde hace mucho tiempo. No tenía otra opción más que caer desde aquí. Como un destino al que él había sido condenado desde el principio. Fue condenado a un inmutable destino. Sabía que no podía detenerlo, sin importar lo que hiciera. El suelo por el que estaba caminando firmemente hasta ahora se había derrumbado. Mientras caía a las profundidades del abismo y podía saborearlo en su boca.

Era solo una metáfora, pero también era bastante real.

Incluso mientras caía, Matsuda sabía exactamente lo que estaba pasando.

Licencia

Icono para la licencia Dominio público

Este trabajo (Danganronpa/Zero por Kazutaka Kodaka, Rui Komatsuzaki) no tiene restricciones de copyright conocidas.

Sugerencias/Erratas

Los comentarios están cerrados.